Coronavirus COVID-19

Preguntas frecuentes

Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS). El nuevo coronavirus SARS-CoV-2 es un nuevo tipo de coronavirus que puede afectar a las personas y que sido detectado por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, en China.

Fuente: Ministerio de Sanidad

La COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019. El 11 de febrero la OMS anunció el nombre oficial para la enfermedad causada por el nuevo coronavirus: COVID19, CO es de corona, Vi de virus y D de enfermedad en inglés (Disease). Hay muchos tipos de coronavirus, incluyendo algunos de los que causan comúnmente infecciones respiratorias, pero la COVID19 es una nueva enfermedad causada por el nuevo coronavirus, no visto antes en humanos.

Fuente: Ministerio de Sanidad

Los síntomas más comunes incluyen fiebre, tos, y sensación de falta de aire. En algunos casos también puede haber síntomas digestivos como diarrea y dolor abdominal. La mayoría de los casos presentan síntomas leves. En casos más graves, la infección puede causar neumonía, dificultad importante para respirar, fallo renal e incluso la muerte. Los casos más graves generalmente ocurren en personas de edad avanzada o que padecen alguna enfermedad crónica, como enfermedades del corazón, del pulmón o inmunodeficiencias.

Fuente: Ministerio de Sanidad

Los principales grupos vulnerables son los mayores de 60 años, y aquellas personas diagnosticadas de hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, inmunodeficiencias, y el embarazo por el principio de precaución.

Fuente: Ministerio de Sanidad

La evidencia preliminar sugiere que los niños tienen la misma probabilidad que los adultos de infectarse con el SARS-CoV-2, pero es menos probable que presenten síntomas o desarrollen síntomas graves. Según los datos disponibles hasta la fecha, los niños con COVID-19 tienen buen pronóstico, y en casos leves se recuperan en 1-2 semanas después del inicio de la enfermedad. No se han reportado casos graves ni fallecimientos en niños. En Wuhan, hasta el 22 de enero todos los casos graves tenían 15 o más años.

Fuente: Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria

Parece que la transmisión es por contacto estrecho con las secreciones respiratorias que se generan con la tos o el estornudo de una persona enferma. Su contagiosidad depende de la cantidad del virus en las vías respiratorias. Estas secreciones infectarían a otra persona si entran en contacto con su nariz, sus ojos o su boca. Parece poco probable la transmisión por el aire a distancias mayores de 1-2 metros. Con el conocimiento actual, las personas que no presentan síntomas no transmiten la enfermedad.

Fuente: Ministerio de Sanidad

Las medidas genéricas de protección individual frente a enfermedades respiratorias incluyen:

  • Higiene de manos frecuente (lavado con agua y jabón o soluciones alcohólicas), especialmente después de contacto directo con personas enfermas o su entorno.
  • Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado.
  • Usar pañuelos desechables, y tirarlos tras su uso.
  • Si se presentan síntomas respiratorios, evitar el contacto cercano (manteniendo una distancia de 1-2 metros aproximadamente) con otras personas.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que las manos facilitan la transmisión.

No hay que tomar precauciones especiales con los animales en España, ni con los alimentos, para evitar esta infección.

Fuente: Ministerio de Sanidad

Las personas que presenten síntomas leves y tengan criterios de vulnerabilidad (60 años o más, inmunodeprimidos por causa intrínseca o extrínseca, embarazadas, usuarios de centros socio-sanitarios, personal sanitario y sociosanitario) se deberán poner en contacto con el sistema sanitario (Centro de Salud o Salud Cantabria Responde 942.20.40.80) para la realización de una Prueba Diagnóstica de Infección Activa.

Las personas que presenten síntomas leves y que NO cumplan criterios de indicación de realización de una prueba diagnóstica deberán extremar las precauciones y reducir todo lo posible las interacciones sociales.

Las personas que presenten criterios de gravedad o mala evolución como falta de aire, fiebre >38ºC durante más de 3 días deberán contactar con su Centro de Salud.

Si se tiene sensación de empeoramiento o sensación de gravedad por cualquier otro síntoma, llamar al 061 o 112.

Fuente: Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria